Rumores que matan a la empresa.

Las organizaciones necesitan reaccionar a tiempo ante la propagación de chismes entre sus empleados

George R. R. Martin aparcará este año la finalización de Vientos de invierno, la sexta novela de la saga Juego de tronos, para centrarse en otro proyecto literario. Este rumor, aireado por numerosos medios de comunicación, llenó de desasosiego a millones de fans de todo el mundo que veían desvanecerse sus esperanzas de que la nueva entrega del universo de los Siete Reinos llegara a las librerías en 2017 tras una larga espera de cinco años. La conmoción en la Red fue tal que el propio autor tuvo que salir al paso en su blog de lo que él calificó como “distorsiones extrañas, rumores, falsas informaciones y desinformaciones”. Y si un chisme acerca de unas novelas de ficción fantástica es capaz de provocar un pequeño cataclismo planetario, ¿qué no sucederá cuando ese rumor afecta al medio de vida de las personas?

Rumores que matan a la empresaTodos necesitamos estar informados, especialmente cuando ocurren cambios que pueden afectar a nuestra empresa o a nuestro puesto de trabajo. Y si la organización no es capaz de atender esa necesidad, las noticias brotarán deformadas o exageradas por otros canales

La perspectiva de un ajuste salarial, un cambio en los horarios o una reestructuración de departamentos generará, inevitablemente, especulaciones entre sus posibles afectados… A menos que la empresa tome la delantera. Porque los rumores sólo encuentran sitio cuando los canales oficiales callan. Según Nacho Rodríguez Velasco, director de comunicación de ING Bank España y Portugal, una buena manera de neutralizar los chismorreos es ocupar esos espacios. “Cuando la comunicación fluye de forma abierta y transparente y todo el mundo está informado de la evolución de los proyectos, cambios y movimientos, se da menos pábulo al rumor. Porque la gente sabe que enseguida podrá acudir a la fuente oficial para informarse”.

Aguantar la presión en el trabajo.

Aguantar la presión en el trabajoEn todos los empleos existen momentos de tensión. Por lo general se deben a acumulación de tareas y unos tiempos para ejecutarlas menores de los que los trabajadores consideran necesarios. Aguantar la presión en el trabajo es algo que se puede aprender y que el trabajador debe sabe manejar para sobrevivir a su puesto de trabajo.

La inteligencia emocional en la empresa nos ayudará a darle el valor adecuado y saber encauzar estas presiones en cada momento. Para empezar lo que pasa en el trabajo, se queda en el trabajo. Hay que saber desconectar y hacer un restet a nivel mental para no trasladar estas presiones de nuestro entorno laboral a un entorno personal y familiar.

Después en la empresa tenemos que empezar por priorizar las tareas. Una hoja de ruta adecuada nos ayuda a centrar nuestros esfuerzos en aquellas tareas para las que tenemos una fecha de entrega. Es fundamental evitar que nuestro tiempo se lo lleven otras tareas menores que no son críticas, pero a las que muchas veces se les concede más urgencia de la debida.

Nunca es tarde para triunfar.

Nunca es tardeEl lento desarrollo de algunas habilidades hacen que algunas personas necesiten más años para brillar

Quién le iba a decir al tenista suizo Stan Wawrinka que, después de una larga carrera en el circuito profesional, a sus 29 años menos dos meses la vida aún le reservaba las mieles de un Grand Slam. O que una vez rebasada la treintena todavía llegarían dos más. Unas hazañas que parecían solo al alcance de los extraterrestres Nadal, Djokovic, Murray o de su compatriota Federer. Pero al contrario que la de estos precoces campeones, la de Wawrinka ha sido una progresión lenta pero segura. Hasta que sus excelentes condiciones han terminado por explotar a una edad en la que para la mayoría comienza el declive.

El caso de Wawrinka, como los de otros talentos tardíos, desde Morgan Freeman a José Saramago, da la razón a los que piensan que nunca es tarde para triunfar profesionalmente. "El éxito puede llegar en cualquier momento, y hay personas que necesitan más tiempo para madurar su talento que otros", señala Pilar Jericó, presidenta de Be-Up. Luis Colmenero, coach y autor de la marca Coachingümer, habla de la existencia de un "talento contenido" que dormita en el interior de algunas personas. "Saben que transportan un petate repleto de habilidades, facultades y actitudes, y de la capacidad para desarrollarlas. Cuando perciben que se dan las circunstancias adecuadas, se produce la explosión"

Pero lo primero será averiguar qué es aquello con lo que esa persona disfruta, lo que le apasiona. Y no todos tardan lo mismo en descubrirlo. El camino largo hacia el éxito es más fiable porque "permite identificar riesgos, errores o posibles mejoras". Los emprendedores de más de 45 años son un buen ejemplo. "Saben que elaborar un buen plan de negocio es laborioso, pero también que es algo que les evitará tropezar más adelante con piedras que ya fueron un obstáculo antes", argumenta.

¿Sabes manejar tu estrés y el de su equipo de trabajo?

Sabes manejar tu estrésSer líder no es tarea fácil, conlleva a muchas responsabilidades y por lo tanto se maneja el estrés laboral .Pero ¿qué estrategias se deben manejar para controlar estos malos momentos que permiten que un equipo y por lo tanto una organización no funcione de la manera correcta?

En este articulo podrá encontrar que se debe hacer para controlar el estres laboral tanto del líder como de su equipo de trabajo .

Como líder considera que es lo suficientemente fuerte como para manejar su propio estrés. Pero, ¿cómo puede usted, como gerente, ayudar a los miembros de su equipo a que manejan sus sentimientos de estrés, agotamiento, o la desconexión laboral?

Mitos Milenial.

Mitos MilenialOigo a mi alrededor muchos comentarios sobre la nueva generación milenial, sobre sus valores, sus pautas de comportamiento y demás psicografías que los describen. Aunque varía mucho según los diferentes autores el intervalo de nacimiento de esta generación se les puede incluir entre los años 1982 y 2004, siempre conscientes de la elasticidad de este intervalo.Y aunque me parece realmente apropiado comenzar a pensar los cambios generacionales y su impacto en el empleo y en las organizaciones, sí que me gustaría comentar algunos aspectos que muchas veces nos olvidamos, y creo no deberíamos hacerlo:

No son marcianos, son nuestro relevo generacional, “nuestros”. A veces hablamos de la generación milenial como una generación llena de bichos raros. Se ven descripciones sobre ellos que los tratan como un ente lejano y muy diferente de nosotros, y aunque muchas de sus características si lo son, quien normalmente intenta comprenderlos es padre o familiar de ellos, es decir, son fruto de nosotros y del nuevo entorno. Al final es un aprendizaje de vida, no solo organizativo. Son nuestra evolución, frutos de nuestros deseos y nuestras contradicciones.

 

Adaptación a las circunstancias. Se les llama también la generación bumerán (boomerang), por su clara tendencia a retrasar la salida de la casa familiar. La autora de “The Crowded Nest Syndrome” (algo así como el Síndrome del Nido Lleno, término en contraposición al famoso Síndrome del nido vacío en referencia a cuando los jóvenes se van de casa y los adultos tienen que rellenar ese gran espacio en sus vidas que queda y no saben muy bien cómo). Kathleen Shaputis, la autora de este libro, se pregunta quién dejó la puerta sin cerrar en tono cómico refiriéndose al retorno o no salida de los nuevos jóvenes del nido familiar. En realidad, no deja de ser un comportamiento adaptativo para seguir manteniendo el concepto que se les vendió de bienestar y no perderlo por la crisis ni por las incongruencias e incoherencias de nuestra sociedad actual que tanto les están afectando.



Formación elearning en marketing y recursos humanos
 

FacebookTwitterLinkedinSlideshareYoutube Linkedin  Cisdet Alumni RH



En la página web www.cisdet.es utilizamos cookies con el objetivo de prestar un mejor servicio y proporcionar una mejor experiencia en la navegación. Para más información visite Política de cookies.

Acepto las Cookies de este sitio web.